Invitaciones

El orgasmo no es un complot de Occidente : Islam y sexo una relación de amor y odio

Mujer arabe soltera escondidas

Yo tambien soy Colombiana y vivo en California, tengo 21 años y hace tres años y medio conocí a una persona que sin dudar alguna cambio mi vida por completo. El es Arabe y es Musulman por lo cual somos muy diferentes en cultura y religión ya que yo soy católica y Latina. El tiempo paso y los problemas llegaron, en Colombia tenemos la fama de ser fiesteros y tener muchos amigas o y ahi comenzó el problema porque yo ya no podia salir con amigos, tampoco a fiestas. El me decía que eran mis amigos o el y pues obviamente fue el, entonces así poco a poco me fui alejando de mis amigos y hacia todo con el. Empece a ir a la misma universidad que iba el, en el trabajo me tocaba manejar entonces el se ofrecía a llevarme y traerme todos las veces, me llevaba mi almuerzo al trabajomejor dicho hacia todo con el. El es un tipo muy educado, inteligente, y apuesto y lo que mas me gusta es que me pone a mi como prioridad. Mi familia le tiene un gran aprecio pero también no les parece justo que yo tenga que ser otra persona solo para hacerlo feliz. La familia de el me quiere mucho y me admira mucho porque me dicen que para ser una mujer de esta generación, viviendo en un país con tanto libertinaje soy muy cuerda, y muy recatada entonces me hacen sentir muy bien. Yo soy una persona muy independiente refiriéndome a mis gastos, así que creo que eso le llamo mucho la atención a el, que yo muy pocas veces deje que pagara las salidas, yo siempre quería pagar y darle regalos entonces siempre me decía que le encantaba lo madura y correcta que soy y pues el es amplio en todo, me llenaba de regalos, en su casa siempre me invitaban a comer, mejor dicho yo me sentía una reina con el.

BBC News Mundo Navegación

Para algunas personas la noche de bodas es inolvidable por las razones equivocadas. Estos son los testimonios de cuatro de ellas, cuyos nombres fueron cambiados a pedido suyo. Manchas de matanza Somayya tuvo que enfrentarse asu comunidad para poder casarse con Ibrahim, el hombre al que amaba. Todo parecía de ensueño. Somayya había apostado por el amor y el apoyo de Ibrahim. Pero la noche de bodas fue su primera decepción. Su nuevo esposo, con impaciencia y sin darle ni un momento para recuperar el aliento, se dispuso a penetrarla complexion pronto como pudo, alegando que su amor por ella justificaba su arrestos, cuenta Somayya, de 23 años.